El Vino, Sócrates y Yo-Sergio Ottato

0
206

El Vino, Sócrates y Yo

Sergio Ottato

Pasos esenciales para elegir un buen vino

Existen tantos vinos como gustos. Date a la tarea de probar y diferenciar los que más te complacen. Con estos pasos podrás forjar tu propio criterio.

Ante una vasta oferta de etiquetas de vino, elegir el mejor parece una tarea maratónica o sólo para expertos. Cientos de preguntas vienen a la cabeza cuando uno se encuentra frente a un anaquel o una cava. ¿Por dónde empezar? ¿Debo leer la etiqueta? ¿Es necesario probar el vino? ¿Cuándo es importante el año de la cosecha? ¿Me arriesgo por uno nuevo? ¿Joven o añejo? ¿Tinto o blanco? ¿Qué tal marida con los platillos? ¿Qué indica el color del vino? ¿Qué grado de alcohol?

Es por ello, que ante tanta duda e infinidad de opciones, platicamos con Alberto Cervantes, sommelier y director general de Wine Lovers, quien nos dio sencillas claves para elegir el mejor vino y así garantizar que la botella que lleves sea la mejor opción. Además, estas recomendaciones te permitirán forjar tu propio criterio sobre un vino, para que llegue el momento en que la elección sea no solo una tarea fácil, sino placentera. 

1. Conoce tus Gustos

Dedica tiempo a conocer lo que te gusta. Quizás exista un vino de extraordinaria calidad, pero si no es de tu estilo no lo disfrutarás.

El mundo de los vinos es un tema subjetivo.

Existen tantos vinos para tantos gustos. Así que date a la tarea de probar y diferenciar los que más te complacen. ¿Blanco? ¿Rosado? ¿Tinto? ¿Espumoso? Una vez elegido alguno de estos, analiza las características de cada uno. Decide si te gustan afrutados, más estructurados, jóvenes o de barrica y sobre eso podrás darte cuenta hacia dónde dirigir tu búsqueda.

Para descubrir tus propios gustos, debes saber que hay vinos generosos (por arriba de los 13° de alcohol. Generalmente son dulces, pero también hay secos), tranquilos (menos de 15° de alcohol, sin burbujas. Tinto, blanco o rosado), espumosos (su textura lleva burbujas obtenidas gracias a una segunda fermentación en botella) y gasificados (cuando se les incorpora gas artificialmente).