Se caldea la pelea entre gobernadores y Trump

0
466

Se caldea la pelea entre gobernadores y Trump

Patricia Velez Santiago

Washington, DC.- El presidente Trump asegura, pasando por alto la Constitución, que tiene «total autoridad» para decretar una ‘reapertura’ del país y mover su economía nuevamente. Pero los gobernadores lo han enfrentado conformando dos bloques en cada costa para ser ellos quienes decidan cuándo relajarán las restricciones de distanciamiento físico.

«No tenemos un rey (Donald) Trump, tenemos un presidente Trump», dijo tajante este martes el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en medio del que se ha convertido en un agrio debate sobre quién tiene la última palabra para ordenar una relajación de las restricciones de distanciamiento físico que han ayudado a contener la propagación del coronavirus pero a la misma vez han prácticamente paralizado la economía de Estados Unidos.

Cuomo, jefe del estado que por lejos ha sido el más devastado por la pandemia con casi 200,000 casos confirmados y sobre 10,000 muertes, respondía directamente a un presidente que este lunes aseguró -pasando por alto la Constitución- que él tiene «la total autoridad» para decidir cuándo Estados Unidos debe retomar su ‘normalidad’.

Esto principalmente porque el mandatario luce ansioso ante los cierres de comercios, tiendas minoristas y restaurantes a lo largo y ancho del país que han dejado sin empleo a más de 16 millones de personas y llevado a una profunda recesión peor que la de la crisis financiera del 2008, según economistas.

«Tenemos una Décima Enmienda que dice que las responsabilidades de los estados son de los estados, así que el presidente ni siquiera debiera pensar en llegar hasta allí. Será algo divisivo y político, y complemente contrario a lo que hemos tratado de hacer con cooperación», agregó Cuomo en una entrevista en CNN.

El gobernador se refirió a la parte de la Constitución que establece que las normas de cumplimiento de las leyes a nivel local son potestad de los estados. La Décima Enmienda dice claramente que «los poderes no delegados a Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos a los estados, se reservan para los estados».

Es por eso que desde que se desató la pandemia hemos visto cómo las directrices y los momentos en los que se han puesto en vigor han variado de estado a estado, o incluso de ciudad en ciudad. De hecho, el documento incial con recomendaciones del gobierno federal precisó que las personas debían «escuchar y seguir las instrucciones de las autoridades estatales y locales», lo que debilita el actual argumento de Trump sobre su «autoridad total».

«Si me ordena ‘reabrir’ de manera tal que se ponga en peligro la salud pública de la gente de mi estado, no lo haré. Tendremos un desafío constitucional entre el estado y el gobierno federal que iría a las cortes, y eso sería lo peor que puede hacer en este momento», espetó el gobernador de Nueva York.

 Trump vs la Constitución

Expertos en Derecho Constitucional coinciden en que Trump se equivoca al querer ordenar una ‘reapertura’ amparándose solamente en que como presidente tiene el derecho a hacerlo.

«Declarar una ‘emergencia nacional’ le permite al presidente poner en vigor ciertos estatutos que aplican únicamente *durante* emergencias. No le da al presidente poder general alguno para hacer lo que quiera. Debe identificar estatutos específicos que autoricen acciones específicas», escribió en Twitter Stephen Vladeck, profesor de Derecho de la Universidad de Texas.

Identificar esos estatutos específicos como dice el profesor Vladeck parece ser una tarea que irrita a Trump. En la conferencia de prensa de este martes, cuando se le preguntó qué autoridad le daba la Constitución para decretar una ‘reapertura’ generalizada del país, el mandatario se enojó y se limitó a responder: «Cuando alguien es presidente de Estados Unidos, la autoridad es total y será de esa manera. Es total. Los gobernadores lo saben».

Otro profesor de Derecho, Robert Chesney de la Universidad de Texas, respondió al pronunciamiento de Trump matizando que ese no fue el objetivo de quienes redactaron la Constitución estadounidense.

«El gobierno federal no puede comandar la maquinaria de los gobiernos estatales, y por extensión, de los gobiernos locales. Esto significa que el gobierno federal no puede obligar a los estados a tomar acciones para que se ciñan a la política federal que se decida», explicó Chesney a fines de marzo en este escrito.

Gobernadores clave se agrupan en dos bloques

La puja podría escalar en los próximos días a medida que vayan tomando forma los esfuerzos de dos bloques de gobernadores, un grupo en la Costa Este comandado por Nueva York y otro en la Costa Oeste liderado por California, para dilucidar cómo relajar las restricciones que han obligado a millones a quedarse en casa sin arriesgar una nueva oleada de contagios.

Son 10 estados en total que de acuerdo con un análisis de la agencia Reuters alentaron cerca del 40% de la producción económica de Estados Unidos en el cuatro trimestre del año pasado. Solo California y Nueva York representan el 23%, lo que evidencia lo clave que son ambos estados para la mayor economía del mundo.

Ya Trump acusó a Cuomo en un tuit de querer «independizarse» y le recordó el haber supuestamente «rogado» por ayuda cuando los hospitales de Nueva York comenzaron a desbordarse ante la avalancha de contagios con covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. «Le resolví todo a él y a todos los demás, y ¡ahora parece que quiere la independencia! ¡Eso no sucederá!», escribió el presidente este martes.

Trump ha hablado de poner a funcionar 100% la economía en mayo, pero algunos gobernadores han sido cautelosos con la fecha en que eso debe ocurrir.

Uno de los gobernadores del bloque conformado en la Costa Este, Ned Lamont de Connecticut, dijo este martes que no tiene planes de relajar las restricciones en su estado antes del 20 de mayo. «Los gobernadores estamos tratando de tener una sola voz (…) no es el momento para desviar la mirada de la pelota, sería peligroso», dijo en una entrevista en CNN.