LA MEJOR FORMA DE RE-INVENTARNOS-Aliento del Cielo/Julia Castro

0
341

Aliento del Cielo

Julia Castro

LA MEJOR FORMA DE RE-INVENTARNOS

“Humillaos, pues, bajo la ponderosa mano de Dios, para que é los exaltecuando  fuera tiempo; echando todavuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros….” 1 Pedro 5:6-7.

Sabemos que la situación que impera actualmente por esta pandemia ha transformado nuestras familias, empleados, personas indocumentadas, estudiantes, negocios, y también personas que hacían su dinerito desde su casa, han sido afectadas, y esa es la razón por la cual escuchamos ahora con mucha frecuencia la palabra “re-inventar”. Es una manera de comenzar de nuevo a hacer un cambio en el trabajo que hacíamos, o emplear astucias para poder sobrevivir o ayudar a otros sin necesidad de hacer nada malo y no dañar a nadie. Ahora vemos como los Templos están cerrados, pero nosotros como somos la Iglesia hemos podido re-hacer cultos en nuestros hogares, y con la herramienta del Internet y las ayudas de Programas podemos estar conectados, pues Dios ha permitido este tiempo para cultivar el acercamiento de muchas formas y mucho más con nuestros hijos, conocerlos, comunicarnos, enseñarles

muchas cosas que antes le dejábamos a los maestros para que las hicieran por nosotros, sin acordarnos que la primera enseñanza “comienza en casa”. Dios es sabio y nos ha marcado el #QuédateEnCasa. Comenzamos a escuchar lo que Dios nos dice a los padres “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuera viejo no se apartará de él.” Proverbios 22:6. También nos instruye a los adultos de todas las edades de cómo proseguir en estos tiempos de tanta incertidumbre para que tengamos un acercamiento a él, de tal manera que nuestras vidas se llenen de Su presencia, escuchando Su palabra. No hay excusa de que no podemos asistir a los cultos regulares en los Templos, pues en todo momento la Biblia está ahí para mostrarnos el camino a seguir. Tiempo para que aprendamos a guiar a nuestra familia, a observar cómo podemos y debemos socorrer a las personas en las dificultades. Muchos dicen que este virus fue provocado por hombres en un Laboratorio;

pero lo que debemos tener claro es que cualquiera que fuere el método usado, Dios lo permitió, pues utiliza lo que él cree que elser humano necesita para que entendamosque de él es el poder para hacernos salir dedonde estábamos cayendo lentamente comoes el ocio y el desdén con relacion a Susestatutos y ordenanzas. Nosotros tambiéntenemos que implementar cambios en loque Dios quiere darnos»lecciones de vida» yque la comodidad también se escurre en unmomento. El Señor nos llama por nuestrosnombres y nos dice “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte cuando fuera tiempo.” Queremosimponernos sin tomar en cuenta que hayuno que es Mayor que todos y nuestrasoberbia y orgullo no nos permite mirar haciaDios, dándole cabida a todo tipo de pecadoque ha subido con olores desagradablesante Su presencia. Deseamos desagradables ante Su presencia. Deseamos “reinventarnos”, pero debemos hacerlo en todos los aspectos y aprovechando las

circunstancias en las que estamos sería muy bueno que comenzáramos hacienda cambios retrospectivos para sacar todo lo que nos arropa por dentro, destruyendo nuestros sentimientos y dejando de lado todas las cargas que en muchos casos nos las imponemos nosotros mismos. Volvemos a vivir como esclavos; pues no le entregamos todo lo que somos a Aquel que vino a salvarnos, a Jesús el Señor. Cuando se habla de “humillación” tenemos que incluirnos todos, pues somos los que componemos la tierra que el Señor creó, pero nos hemos olvidado para que fuimos creado.

Queremos que Dios sane nuestra tierra de Queremos que Dios sane nuestra tierra de las calamidades, pero cargamos el yugo de la desobediencia y sólo clamamos a Dios cuando nos vemos sin salida. Es por eso que tiene que llegar el momento de ser afligidos por nuestras maldades y nuestra rebeldía, pero él en Su misericordia todavía nos escucha. las calamidades, pero cargamos el yugo de la desobediencia y sólo clamamos a Dios cuando nos vemos sin salida. Es por eso que tiene que llegar el momento de ser afligidos por nuestras maldades y nuestra rebeldía, pero él en Su misericordia todavía nos escucha.

Nos da la forma de “re-inventar” nuestros proyectos de trabajo, nos saca del lodo, seca nuestras lágrimas, nos permite reconstruir todo lo que antes hicimos a nuestro modo y sin consultarle, nos muestra el camino a pastos nuevos y frescos. Pero ahora vamos a dejarnos

guiar “bajo la poderosa mano de Dios”, nos permitirá ser exaltados por él en Sutiempo, el cual es perfecto.

Hemos sido llamados, además, a ser determinantes y tomar autoridad de las cosas que vamos a re-inventar; sabiendo que “en Dios todas las cosas son posibles”, y que aunque se quedaron

estancados nuestros trabajos, nuestros estudios, nuestros sueños, nuestros proyectos y otras cosas más, eso no quiere decir que no hay forma de re-iniciarlos. Todo eso volverá a re-surgir con propósitos mejores elaborados y mejores canalizados; puesto que volveremos con una nueva visión de la vida y que nuestro enfoque será poniendo a Dios en primer lugar, “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque el tiene cuidado de vosotros.” 1 Pedro 5:7.

Dios te bendiga.