COVID-19 no da tregua en América y ahoga la reactivación de la economía

0
186

EFE

New York, NY.- América, la región más castigada del mundo por el coronavirus, aún no alcanza el pico de la enfermedad, que se ha cobrado la vida de casi 100.000 personas en el continente, y sus pobladores empiezan a sentir ya el ahogo de la falta de dinero tras la paralización de la economía y la incertidumbre de no saber cuándo llegará la tan anhelada “nueva normalidad”.

En ese sentido, como “urgente” han calificado en Estados Unidos la necesidad de que la economía nacional retome su camino, un clamor que el presidente, Donald Trump, ha tomado como su “caballo de batalla” para intentar quedarse de nuevo con la Casa Blanca en las elecciones del próximo noviembre.

Allí, en donde el virus deja 2,34 millones de enfermos y 121.279 muertos, el secretario de Estado, Mike Pompeo, sostuvo este miércoles que “es importante conseguir que los europeos puedan volver a viajar a EE.UU.” y reconectarse “completamente” con la economía estadounidense.

Para ello, el Gobierno de Trump trabaja con sus aliados en el Viejo Continente para reanudar los viajes pese a las informaciones recientes que apuntan a que la Unión Europea podría no reabrir sus fronteras a viajeros estadounidenses debido a la gran incidencia de la COVID-19 en el país.

Menos empleos en Brasil 

Los bolsillos vacíos golpean también con fuerza a Brasil, el segundo país en número de decesos en el planeta, con más de 52.780, en donde el Gobierno informó que unos 19 millones de habitantes se quedaron temporalmente sin trabajo en mayo.

De esa cifra, 9,7 millones de brasileños no tuvieron rendimientos en el mes, lo que agudiza la problemática que enfrenta el gigante suramericano en donde 1,15 millones de sus pobladores, muchos de ellos ya de por sí con escasos recursos para sobrevivir, se han contagiado con el virus.

“Sabíamos que había un gran porcentaje de la población apartada del trabajo, pero no sabíamos que la mitad estaba sin rendimientos”, admitió el coordinador del estudio del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas, Cimar Azeredo.