Expresidente salvadoreño Funes califica de “absurda” acusación en su contra

0
299

Expresidente salvadoreño Funes califica de “absurda” acusación en su contra
EFE
San Salvador, El Salvador.- El expresidente salvadoreño Mauricio Funes (2009-2014) reiteró nuevamente este domingo que su Gobierno “no pactó ni negoció nada con las pandillas” y calificó de “absurda y arbitraria” la acusación en su contra por su supuesta implicación en un armisticio que se dio entre el 2012 y el 2014 para bajar la cifra de homicidios.
Funes, nacionalizado nicaragüense, y el exministro de la Defensa y de Seguridad David Munguía Payés fueron acusados formalmente este domingo por la Fiscalía General de la República (FGR) por delitos como agrupaciones ilícitas e incumplimiento de deberes.
El expresidente no tardó en reaccionar a través de sus redes sociales en las que reiteró nuevamente que “el (su) Gobierno no pactó ni negoció nada con las pandillas” e indicó que “el Gobierno se limitó a facilitar un acuerdo entre pandillas que produjo un reducción de homicidios”.
“¿Qué significaba “facilitar”? Permitir que el entendimiento entre los cabecillas de las pandillas se concretara, lo que no significa ordenar, autorizar o tolerar algún ilícito que pudiera cometerse tanto por pandilleros como por funcionarios policiales y/o penitenciarios”, apuntó Funes.
Señaló que la Organización de los Estados Americanos (OEA), a través de su Secretario General y su representante en el país, “no participó en este proceso en representación del Gobierno salvadoreño.
“Lo hizo por iniciativa propia como lo hizo la ONU cuando fue observadora del proceso de diálogo entre el gobierno de (expresidente Alfredo) Cristiani y el FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional)”.
Funes calificó de “absurda y arbitraria” la acusación en su contra, la que, según el expresidente, es “sin pruebas y sin ningún sustento legal”.
En febrero de 2015, el ya expresidente Funes justificó el acompañamiento de su Gobierno a la tregua porque durante la misma el promedio mensual de muertes violentas en El Salvador pasó de 340 a 160, y el registro diario de asesinatos bajó de 15 a 5.
A este armisticio se le atribuye una sensible baja en las cifras de homicidios en los años que estuvo en pie, pero tras su fin el país experimentó alzas sostenidas de muertes violentas hasta contabilizar 103 por cada 100.000 habitantes en 2015.
“¿Por qué el Fiscal @MelaraRaulno (Raúl Melara) no ordenó la detención administrativa del alcalde capitalino (Ernesto Muyshondt) si hay un video donde se le ve entregando dinero a las pandillas?”, agregó.
El edil de San Salvador enfrenta la etapa de instrucción en una causa penal por supuestamente negociar favores electorales con las pandillas.
Dos testigos de la Fiscalía, exlíderes de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18, vinculan al alcalde y a otros personas con la compra de votos a las “maras” en la elección presidencial de 2014 y la legislativa de 2015.