El fracaso de Donald Trump

0
250

Polon Vasquez

Filadelfia, PA.- La incapacidad política en la toma de decisiones y carencia de civilidad que, indudablemente caracterizan al actual presidente norteamericano Donald Trump, han comenzado a flotar en éste enorme espacio y los estadounidenses dudan de la efectividad de sus discursos y orientaciones.

Desde ésta equina observamos, estudiamos, analizamos sus aguerridos, incoherentes y disparatados discursos que no orientan, ni edifican al pueblo norteamericano.

El presidente Donald Trump es un personaje muy ambivalente que, enfrenta a todos aquellos que les dicen la verdad de frente.

Contradice y nunca está de acuerdo con las informaciones de inteligencia que les suministran los organismos que vigilan la seguridad interna y externa de la poderosa nación.

“Trump, no acepta asesorías políticas, no cree en nadie, piensa poco y determina las cuestiones por hacer, a su manera. Así no se conduce un país como éste por, eso se han establecidos mecanismos y organismos que investigan el funcionamiento exacto del planeta y mediáticamente dictan la política interna y exterior del imperio”.

“Necesitamos una generación nueva en la Casa Blanca que, nos ayude a eliminar paulatinamente el racismo y el odio de anglosajones contra afroamericanos, latinos, asiáticos y otros grupos étnicos que viven aquí por décadas, trabajan fuertemente, pagan impuestos al *Tío Sam* y fortalecen económicamente a esta gigantesca potencia”, manifestó un observador que decidió permanecer en el anonimato.

Ésta campaña política por la Casa Blanca que, concluye con la celebración de las elecciones generales el tres (3) de noviembre del año en curso, han puesto pensativo a Trump porque todas las encuestas realizadas y publicadas en Estados Unidos, lo dan como perdedor.

Trump ha ido perdiendo bastante simpatía entre los anglosajones y latinos que hace dos años creían en él, pero los exabruptos, pleitos innecesarios y discursos incoherentes han puesto en entredicho, su capacidad para seguir gobernando el país por cuatro años más.

Luego de que Joe Biden, escogiera como compañera vicepresidencial a la Senadora Kamala Harris, Donald Trump se ha puesto nervioso y ha emprendido una andanada de improperios, criticas injuriosas y malsanos descréditos contra la moral y buenas costumbres exhibidas durante años por Harris.

“Con esta andanada de improperios, criticas injuriosas, malsanos descréditos y otras descalificaciones que usa Trump contra Kamala Harris, para ir borrando paulatinamente la aceptación y popularidad de la abogada de los Ángeles, California”, opinó el comentarista político hispano Bernardo Cervantes Ariza.

Donald Trump no descansa y en sus pronunciamientos de campaña, dondequiera que va, arremete duramente contra Harris, tratando de esa manera, de disminuir el impacto de atracción electoral y altos niveles de simpatía que ésta ha generado últimamente a favor del Partido Demócrata.

El multimillonario inversionista norteamericano en bienes raíces, es un comerciante inteligentísimo en cuestiones de negocios, pero en materia política no tiene habilidades, no entiende la política global de los nuevos tiempos y por tanto, no está preparado para gobernar y dirigir por la vía más aceptable, la potencia imperial, Estados Unidos.