Tripiando en La Pista/CONOCIENDO NUESTRAS HEROINAS: JOSEFA PEREZ DE LA PAZ (CHEPITA PEREZ)-Juan Inoa

0
316

CONOCIENDO NUESTRAS HEROINAS: JOSEFA PEREZ DE LA PAZ (CHEPITA PEREZ) (FINAL)

REESCRIBIR LA HISTORIA

Mu Kien Adriana Sang Ben, académica, escritora, historiadora, educadora y biógrafa de sobresalientes figuras políticas dominicanas, cita a Luis Vitale para concluir en que “hay que reescribir la historia para hacer resaltar el papel de la mujer” y considera que con Chepita Pérez de la Paz y Valerio “hemos sido injustos”.

“Yo misma asumo mi error: he escrito muchísimo sobre el siglo XIX y en mis libros no aparece la mujer. Pienso que no solamente doña Chepita no ha sido reconocida, sino en general las mujeres que han hecho historia. Como historiadora y maestra, he dado mucho más prioridad a la participación de los próceres masculinos que a las mujeres”, significó la Catedrática de la Universidad Madre y Maestra.

En cuanto a la madre de Juan Isidro Pérez de la Paz opina que hay nombres de otras de su época “muy sonoros” mientras doña Chepita “apenas se conoce”. Para Mu Kien Sang Ben la dama es mayormente asociada a las actuaciones de su hijo. Ella, sin embargo, “tiene la virtud de haber sido aguerrida, porque el hecho de que se formara un movimiento en su casa, y se constituyera allá, es un acto de rebeldía en contra de lo políticamente establecido, sobre todo en una situación tan difícil, como era el período de la ocupación haitiana”.

Para la biógrafa de Ulises Francisco Espaillat, Buenaventura Báez y Ulises Heureaux, “el hecho de que conscientemente asumiera el riesgo de permitir que su casa fuera un elemento de insurrección es un gesto bastante meritorio, agregado al de haber parido un hijo al que nadie puede señalarle un acto negativo, lo mismo que a Duarte. Incluso, tengo un amigo historiador que dice que Juan Isidro Pérez debe ser el otro Padre de la Patria, no Sánchez ni Mella”.

La distinguida miembro de la Academia Dominicana de la Historia alaba la actitud reservada de doña Chepita en cuanto a guardar el secreto de la Sociedad aunque entonces, agrega, “la discreción era parte de la cultura política de las mujeres, en un momento como el que se estaba viviendo. Creo que el hecho de que Duarte la escogiera es una virtud no sólo de mucha discreción, sino de mucho valor de ella”, comentó.

Mu Kien Adriana Sang Ben lamenta que en Santo Domingo existan calles transitadas, amplias avenidas con nombres de gente que no lo merece. “Tengo que pasar todos los días por una que cuando veo la identificación del rótulo se me revuelven las vísceras y, sin embargo, personajes tan valiosos como doña Chepita son desconocidos y su homenaje ha sido muy pobre”. Sugirió al Instituto Duartiano, a la Academia Dominicana de la Historia, la realización de un mural con los rasgos físicos de la aguerrida mujer de la Independencia o la celebración de un concurso de investigación sobre su vida.

En el Instituto Duartiano se exhiben un óleo y un diorama de la Fundación de La Trinitaria y en el grupo de patriotas sobresale una representación de la dama como símbolo de su participación y apoyo.

Texto: Angela Peña (Para el Periódico Hoy)