Armonias/Sergio Ottato

0
359

Platos para maridar con vinos blancos
Vamos a entrar más en materia de maridajes y vamos a ver que vinos pegarían mejor y aprovechamos para describirlos.
Mariscos, maridan bien con los vinos blancos es un hecho. El problema está en la gran variedad de mariscos que hay, con diferentes sabores y texturas, unido a las diferentes formas de prepararlos. No suelen fallar los vinos jóvenes aromáticos como son los Albariños gallegos o los Rieslings alemanes.
Un marisco potente, preparado al horno por ejemplo, admite un maridaje de vinos blancos con crianza, incluso blancos secos y que sean untuosos en boca. Chardonnay y Sauvignon Blanc, son dos vinos muy diferentes y que pegarían muy bien con determinados mariscos. Un Chardonnay con crianza, denso y untuoso en boca, iría bien con un marisco ligero, pero no con una langosta o mariscos con mucha potencia en boca. Un Sauvignon Blanc ligero, es adaptable a cualquier marisco prácticamente, ya que ni es un vino untuosos ni floral, pero si que es aromático.
Los vinos blancos espumosos valdrían perfectamente para muchos mariscos. Hay que tener en cuenta que el toque de acidez que da el carbónico a estos vinos permite maridar bien con mariscos preparados con recetas con un toque de dulzor. Los toques frutales que nos pueden dar a cítrico, manzana o a frutas de hueso, los hacen perfectamente maridables con el marisco.
El vino blanco que seguro que no marida con el marisco son los conocidos como licorosos o dulces.