Aliento del Cielo/Julia Castro

0
412

Julia Castro

AFRONTAR LOS JUICIOS

“He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”.  Apocalipsis 22:12.

El deseo del mundo es que todo ser humano viva envuelto en lo que él ofrece, pero tengo algo maravilloso que contarles.  Cuando conocemos al que le plujo crear este mundo y todo lo que existe, no fue con la intención de que su creación fuera intimidada para que fracasara, sino para que viviera en bendición y siendo parte de Su familia.  Siempre tendremos que recordar que Jesús sacrificó su vida en la cruz del Calvario por nosotros, no escatimó Su linaje, se desprendió de todas las maravillas que le rodeaban en Su trono para venir a ser lastimado, injuriado, molido, y aún así nosotros continuamos renegando de Su gran amor  y de las injusticias que tuvo que pasar.  Así somos nosotros los seres humanos; pues sólo pensamos en nuestras comodidades y pelear con los que nos rodean, viviendo en la carnalidad aunque no nos demos cuenta, va cada día mermando nuestra existencia.  Dice Isaías 53:3 “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado y no lo estimamos.” El mismo que fue escarnecido, ese mismo regresará pero no para ser sacrificado de nuevo, sino vendrá con mano dura a JUZGAR tanto a vivos como a muertos.  En Apocalipsis 1:7 dice: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra, harán lamentaciones por él. Sí, amén.”

El mensaje han sido dado desde tiempos muy antiguos, cuando los Profetas mencionaban “el gran día del Señor ya viene”, pero muchos no escucharon y ahora en estos tiempos hay muchos que quizás oyen, pero no prestan atención, otros se burlan, otros llaman locos a los que hablan de estas cosas aduciendo que desde que nacieron están escuchando que “Cristo viene” y nunca llega.  La

verdad más contundente es esa: Cristo viene y viene pronto. Su venida está más cerca de lo que muchos pensamos o nos imaginamos, por la sencilla razón que la misma humanidad lo está propiciando y las condiciones para Su retorno se están dando rapídamente. Sólo se escuchan gritos de dolor, incertidumbre por cómo se ha perdido el respeto por la vida, el miedo y la desesperación por el caos en la calles, las muertes de personas inocentes están siendo contadas a diario y podemos continuar la larga lista de atrocidades, las cuales están subiendo al corazón de Dios y con las que él terminará.  Para los que no entienden esta palabra, claramente está escrito en 2da. Pedro 3:8 “Mas oh amados, no ignoréis ésto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.”  Por eso y muchas cosas más se está preparando la apertura del tribunal de Cristo para que todos recibamos nuestro pago.  Dice 2da. Corintios 5:10 “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” Dios nos está llamando a la cordura, a mantenernos en la búsqueda constante de Su verdad para que recibiéndolo a él aceptemos Su amor, pues es la única manera de terminar con todos los desastres que como seres humanos estamos realizando.  Se va a derramar la ira de Dios porque el hombre para el hombre se ha convertido en un lobo y han determinado que se tienen  que destruir, en vez de buscar la paz para evitar lo que se avecina: la ira de Dios. Dice Apocalipsis 6:17 “….porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?.  Sólo los que con valentía y arraigo tomen la decisión de obedecerle y perseverar en Su camino, pues ya él lo dijo: “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo…..” es decir, él viene a retribuir toda obra, la pregunta que cabe es ¿qué has hecho tú?. El viene a traer la recompensa que te corresponde según lo que hiciste, ¿estás seguro que estuvo bien? ¿Obedeciste en todo? ¿Lo recibiste como tú Salvador personal? ¿Tienes garantía de que tú vida fue agradable a Su presencia? Asegúrate, pués como dice en 2da. Pedro 2:9 “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”. Dios es bueno y no obliga a nadie a aceptarle, te ofrece una salvación grátis y una vida por toda la eternidad; si deseas recibir los galardones que te entregará cuando te presentes ante el tribunal, eso depende de tí.  Dios te bendiga.