Escenario político y alianzas para 2024/Juan Lopez

0
9

Juan Lopez

Los principales componentes del escenario político para la R. Dominicana (RD) que se vislumbra para el 2024, de acuerdo a nuestra reflexión   son:

  1. El proselitismo político y los resultados de las primarias o convenciones que se realizarán, en octubre de este 2023, serán determinantes para las elecciones del 2024.
  2. Una férrea competencia entre tres bloques de las fuerzas que se formarán alrededor del PRM, PLD y FP.
  3. Los resultados de las elecciones municipales, del 18 de febrero, repercutirán en las elecciones congresuales y en la primera vuelta de las presidenciales, el 19 de mayo de 2024.
  4. Como consecuencia directa de los resultados de la primera vuelta, tendremos la segunda vuelta para decidir las presidenciales. el 30 de junio de 2024.

Ese escenario y los antecedentes electorales en RD evidencian como mayor probabilidad  que  ninguno de los tres principales partidos podrá ganar solo, sin alianzas. Ante ese panorama, las cúpulas y estrategas del PRM, PLD y FP están compelidos a diseñar e implementar, en este 2023,  las mejores alianzas electorales posibles.

Presionado por esa situación, el PRM-gobernante está buscando con frenesí garantizar la reelección en la primera vuelta, para lo cual tratará de “conquistar” a la mayoría de los partidos pequeños. Para las elecciones de 2020, el PRM formó un bloque con 6 partidos. Ahora pretende  “aumentar las conquistas” de otros 4 partidos para llegar a diez o más aliados, ya que no  pudo reducir el porcentaje constitucional (50 + 1)  para ganar en primera vuelta.  ¿Segunda vuelta? ¡Pánico en el PRM!

Aunque en política nada es absolutamente imposible, descartamos las alianzas  PRM-PLD, no obstante las diversas especulaciones que surgieron con la reciente reunión de los expresidentes Hipólito y Danilo. Ahora también se descartan acuerdos electorales PRM-FP.

En los pasados comicios el PLD formó alianzas con 10 diferentes partidos, mientras que la  FP lo hizo con 5, incluyendo al PRM para algunos alcaldes y senadores.   Por las “aspiraciones y estrategias” de los partidos pequeños, será muy difícil la repetición de esos dos bloques. Más bien serán diezmados por la succión del  “imán gobierno-PRM”.

Así las cosas, en importantes sectores del PLD y FP  se avizoran sentimientos de acercamientos políticos. Dichas aproximaciones se fundamentan en estos criterios:

  1. Las contradicciones PLD-FP no son ideológicas ni antagónicas.
  2. Por separado al PLD y FP le será muy difícil ganar las elecciones municipales y la primera vuelta presidencial.
  3. Tienen coincidencias programáticas y experiencias compartidas entre dirigencia y candidatos de ambos partidos.
  4. Sus líderes tienen vocaciones de poder y voluntades políticas a favor de los mejores intereses del pueblo.
  5. Esa alianza sería un verdadero “ganar, ganar” para el presente y futuro del PLD y FP.

Entonces, la cuestión es cómo implementar la carpintería para una alianza PLD-FP que, reflexionando con actitudes positivas, la visualizamos en la siguiente fórmula:

  1. Acuerdos de candidaturas comunes para alcaldes y directores de distritos municipales. También para senadores. Se establecerán mecanismos y procedimientos para identificar los candidatos más idóneos.
  2. En la primera vuelta presidencial, PLD y FP participarán con candidatos por separado.
  3. La alianza contemplará que, para la segunda vuelta, el candidato presidencial que llegue en primer o segundo lugar recibirá el respaldo de la otra fuerza.

Por razones obvias, desde el gobierno y PRM se tratará de impedir la alianza electoral PLD-FP. Inclusive, en ambos partidos habrá uno que otros dirigentes miopes y sectarios que tratarán de obstaculizar la materialización de tan importante y progresista acción política.

Frente a los posibles  intentos de esos dos sectores, la mayoría de los dirigentes, militantes y simpatizantes del PLD y FP   levantarán los principios y propósitos del boschismo, subordinarán los intereses grupales y personales a los más sanos intereses del pueblo dominicano. Y con optimismo y perseverancia política se trabajará a favor de la alianza electoral PLD-FP para beneplácito de nuestras presentes y futuras generaciones. ¡Ojalá así ocurra!

Porque así y solo así, “el camino malo”, representado por  el reeleccionismo  PRM-Abinader,  quedará definitivamente  cerrado. Y los hijos del boschismo (PLD-FP)  retomarán la conducción del poder para enrumbar al país por senderos de progresos, modernización y bienestar social a la RD.