AOC dice que EE.UU. debería disculparse por su historial de intervenciones en América Latina

0
186

«Es muy difícil para nosotros avanzar cuando tenemos este enorme elefante en la habitación»

© La representante Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York se reunió con el presidente chileno Gabriel Boric en el Palacio de La Moneda en Santiago, Chile/Javier Torres/AFP/vía Getty Images/Fuente externa

AP

Washington, DC.- La representante Alexandria Ocasio-Cortez dijo que Estados Unidos tiene que tener en cuenta su historial de intervenciones en América Latina.

«El primer elemento es simplemente el reconocimiento», dijo la congresista que tiene un tercer mandato. La Co ngresista formó parte de una delegación del Congreso que viajó recientemente a la región.

La representante Alexandria Ocasio-Cortez dijo recientemente en una entrevista que el gobierno de Estados Unidos necesitaba disculparse por su historial de intervenciones en América Latina, argumentando que tales acciones contribuyeron a la inestabilidad gubernamental en la región.

En una entrevista con The Guardian, la representante demócrata de Nueva York, que regresó de Chile pocos días antes del 50 aniversario del golpe de Estado chileno de 1973, donde el presidente socialista democrático Salvador Allende fué derrocado del poder, y hablando en detalle sobre el papel de Estados Unidos en la region, argumentó que Estados Unidos necesitaba aceptar los errores del pasado para poder avanzar con relaciones diplomáticas más productivas en el presente y el futuro.

«Creo que le debemos una disculpa a Chile, y no sólo a Chile sino a muchos aspectos de esa región», dijo Ocasio-Cortez en la publicación. «No creo que la disculpa indique debilidad; creo que indica un deseo de tratar con respeto a nuestros socios hemisféricos».

«Es muy difícil para nosotros avanzar cuando hay este enorme elefante en la habitación y una falta de confianza debido a ese elefante en la habitación», continuó. «El primer paso es reconocer y decir que queremos acercarnos a esta región con un espíritu de respeto mutuo, y creo que eso es nuevo e histórico».

Durante generaciones, Estados Unidos ha desempeñado un papel enorme en el intento de derrocar a los gobiernos socialistas de la región.

Estados Unidos desempeñó un papel en los golpes de estado que condujeron a los derrocamientos del presidente guatemalteco Jacobo Árbenz y del presidente brasileño João Goulart en las décadas de 1950 y 1960, y los líderes estadounidenses habían buscado durante mucho tiempo destituir del poder al ex presidente cubano Fidel Castro. (Castro fue primer ministro de Cuba de 1959 a 1976 y fue presidente del país de 1976 a 2008).

La congresista aseguró que es esencial que Estados Unidos reflexione sobre sus decisiones anteriores de derrocar gobiernos que consideraba amenazas.

«Creo que América Latina, debido a su proximidad, fue absolutamente única en el intervencionismo estadounidense durante la Guerra Fría, y eso fue bajo [el secretario de Estado] Henry Kissinger y el presidente Nixon», dijo la congresista.

«Creo que gran parte de América Latina todavía está lidiando en la actualidad con las consecuencias de los golpes de estado que fueron apoyados por Estados Unidos, con la Operación Cóndor que Henry Kissinger ayudó a liderar en gran medida», continuó. «Lo que vemos son las ramificaciones de décadas de esas políticas y cómo moldean las relaciones entre Estados Unidos y América Latina hoy, creo que principalmente en torno a la confianza».

Ocasio-Cortez formó parte de una delegación del Congreso que viajó recientemente a Brasil y Colombia, además de Chile, con el objetivo de forjar una relación más positiva en la región.

«Estábamos enviando un mensaje no de paternalismo o consecuencias o de decirle a la gente qué hacer, sino diciendo verdaderamente que estamos aquí para restablecer esta relación bajo una nueva luz», dijo a The Guardian.

En su carrera Ocasio-Cortez ha tratado de desclasificar información que podría ofrecer más información sobre el papel de la CIA en el golpe de Estado chileno de 1973, que marcó el comienzo del brutal régimen de Augusto Pinochet.

«El primer elemento es simplemente el reconocimiento», dijo. «Ni siquiera estamos a punto de disculparnos porque ni siquiera hemos llegado a un reconocimiento, y por eso creo que la desclasificación de estos documentos va a ser tan crítica para nuestra relación con Chile, además de reconocer «Los movimientos unificados de derecha que Estados Unidos históricamente ha estado exportando a América Latina».